Archive for the ‘General’ category

Palabras sobre recorridos I

July 12, 2009

Desde que llegué he intentado asistir a muchas de las exposiciones que ocurren en la ciudad. No dejo de pensar que el mundo del arte, aquí o en Nueva York, es una especie de circo donde todos intentan ser el centro de atención. Incluso yo. Mafe ha ido conmigo a la mayoría de ellas, tengo que decir que es una compañera increíble.

Esta semana escribiré pequeñas reseñas – a veces parecen ser apuntes de un cuaderno de viajes- de las exposiciones que de una u otra manera se han quedado grabadas. Empiezo con Marco Mojica.

Marco Mojica

Bunny GirlMarco Mojica es un barranquillero muy joven a quien yo no conocía. El sábado pasado entré por casualidad a la Galeria El Museo y encontré una exposición individual de su obra. No recuerdo como se llamaba – ni me fijé-, pero creo que más allá de ser un descuido mío, se debe a que reaccioné inmediatamente a las imágenes de su trabajo y no busqué explicaciones en el nombre. Me encantó y me hizo sonreír.

Mi pieza favorita fue una instalación con una serie de pequeños lienzos que formaban un reloj. Cada lienzo, que era a la vez una hora en el tiempo, mostraba el proceso de creación de una de las obras de On kawara. Desde que vi el primer lienzo blanco hasta el último donde aparecía una de las famosa fechas, entendí un poco la intención de este barranquillero. Es increíble cómo hace hablar la obra de los otros a través de la suya propia. Una suerte de apropiación, que además de todo me hizo reír. Este tipo de trabajos me hacen pensar que la crítica no tiene que ser necesariamente escrita. Y, por supuesto, el hecho de que una obra sólo se devela a través de otra. Algo que siempre ha estado  por mi cabeza.

Por otro lado, cada vez que veo que alguien trabaja en óleos, acrílicos sobre lienzo, puedo respirar. Me canso de ver tanta fotografía y video rondando por ahí.

Regreso

July 12, 2009

Yo siempre he dicho que a las ciudades hay que darles tres meses, también a Bogotá. Han sido días muy extraños y hasta ahora puedo decir que aterricé. Ayer fuimos a comer helado con Javier que de alguna manera siempre ha estado ahí, acolitándome todo. Nos encontramos por casualidad con Paula y con Diego, hablamos un poco del trabajo de ellos y nos contaron historias de profesores que han dado clase a reinsertados y otros que encontraron que la única manera de enseñar física a niñas de colegio, es relacionarla con cosas que realmente nos importan: medir la longitud de ondas que produce el amor y el desamor, por ejemplo. La gente inteligente y con una capacidad moral mucho mayor que la mía, me impresiona y siempre me ha gustado escuchar sus historias. La mayoría de mis amigos son así. Yo, en cambio, tengo que reconocer que soy un poco cobarde para salvar al mundo y encuentro otras maneras de entrar en él.

(voy a empezar a llevar mi cámara conmigo, ayer fue un día que me hubiera gustado fotografiar)

Sobre cosas simples

March 10, 2009

Cosas que hago cuando monto en tren:

Pararme al borde de la plataforma, mirar hacia los dos lados y creer que así llegará más rápido el tren. Cuando tengo afán y sólo para desafiar la ley de Murphy, me siento. Muy pocas veces funciona y vuelvo a mirar. Cuando hay música no lo hago, esos días el tren sí llega rápido.

Me siento al lado de alguien que tiene un libro. Soy de esas pasajeras que les gusta saber que lee el otro. Me intriga todo lo que tiene que ver con lecturas ajenas.

Busco siempre mi reflejo y también busco quién mas lo está buscando. Muchos pasajeros lo hacen así no quieran aceptarlo. Las ventanas del tren en los tuneles negros son los espejos perfectos. Aunque hay momentos en los que es muy difícil reconocerse.

De vez en cuando, mucho más seguido de lo que quisiera saber, hago contacto visual con alguien. “Le gustaría estar conmigo una sola noche o toda la vida?” cuando me responden, bajo los ojos. Sí yo sé, la vida no es tan blanco y negro. Al menos no por fuera del tren.

Invento posibles escenarios de mi vida. Luego me acuerdo que estoy en Nueva York y paro. Luego empiezo a inventar posibles escenarios en Nueva York.

También leo y me pregunto quién será el policia encubierto.

February 18, 2009

El año pasado me invitaron a una comida en Houston. Uno de esos restaurantes franceses que han pasado de padre a hijo y que en una ciudad como esa es difícil de encontrar. En medio de los vinos, empezó una conversación sobre la cual yo nunca me había cuestionado. Todos estaban diciendo que querían vivir, si pudieran, hasta 100 años. Yo me reí. Nunca me había puesto a pensar cuánto tiempo quiero vivir yo. Al menos  no de manera seria. Cuando les comenté sonrieron: “claro, todavía eres muy joven”. Debe ser cierto.

Siento que este año la muerte sí ha estado rondando. Debe ser también que estoy creciendo. Además, desde hace unos meses, he sentido que es un tema del que se debería hablar.Todos tendemos a satanizarla y verla en su fase más negativa. Obviamente eso no suprime el dolor. Toda ausencia duele, pero también, quisiera creer, que ella trae una parte creativa. Tal como esa pareja entre nostalgia y poesía que llevo leyendo desde hace tiempo.

El artista con el que estoy trabajado desde que me mudé a esta ciudad tiene 90 años y está muy enfermo. Hemos tenido una serie de entrevistas desde el verano pasado sobre las cuales también he escrito cosas. Ahora siento que he sido un poco testigo de esta última etapa (por más difícil que sea reconcerlo,  sí parece ser la final) y me he llenado de nostalgia pero también de una especie de alegría. Escribir sobre él se ha convertido en una especie de honor, sobre todo porque pude comprender su obra en una especie de humanidad que pareciera que sólo saliera a flote en esos momentos. Humanidad mía y la de él.

Por otro lado, sé que han estado rondando muertes repentinas. Que esas deben ser las más dolorosas y que en ellas, cuando nos tocan en la misma puerta, hay que honrar también a los que lloran. Con abrazos pienso yo.

mientras vuelvo escuchemos música

January 26, 2009

Cortesía de la casa

Entrada de diario

December 10, 2008

Talking with a friend I realized how much I love to keep my spiritual side in a secret spot. Is the same as having a lover. Just him, me and some light hidden in my room.
Even that, there are some days that we like to come out and celebrate with the people we care about. For example, two days ago in the Candles Day: a ceremony that is becoming a ritual for me.

I love the summer (noticias varias)

September 1, 2008

F y yo fuimos a las antiguedades a comprar muebles hoy. Bueno, él a comprar muebles y yo a mirar. Igual me antojé y puse en stand by un espejo que vi por ahí. Los espejos que se rompen hay que reemplazarlos rápido para que la maldición no te coja fuera de base. El mío se rompió hace más de quince días. Me pregunto cómo será verse todos los días en un espejo de más de 50 años.

Por otro lado, el escrito aún no se deja acabar. Quisiera pensar que la resistencia al punto final se debe a otra cosa más allá del miedo a entregarlo. Con él en este último mes encontré mi “secret spot” en la ciudad. Mi cafe donde después de unas cuantas semanas y tres páginas escritas ya saben que es lo que me gusta: Chai tea. También pasé horas hablando con Alpuy, aunque esto no fue tan encantandor como hubiera querido, me di cuenta que ser artista no te hace ser humanista. Me pregunto si se debe a que tiene 90 años. Mi abuelo me dijo una vez que respuestas tan doctrinarias son porque está “chocho” (mi abuelo, no Alpuy -eso no lo sé). Con él me acuerdo de Vargas Llosa y de las conversaciones que sobre él he tenido con un amigo.

Definitivamente mi modelo de artista es Ribeyro. Él era bueno, eso lo sé por los diarios.

Por último, en un impulso consumista que disfrazo pensando que por fin estoy encontrando un estilo, me he llenado de anillos y de vestidos. No dejo de pensar en lo maravilloso que ha sido el verano, pero no veo la hora de usar botas. Se podrá bailar con botas? yo sí creo.