La casa de mis amigas

La casa de Carola y la casa de Paula no se parecen en nada. Las dos son mis amigas y las dos me recibieron en estos dos primeros meses en NY. Carola vive en un piso 16. En su apartamento si sales por la ventana y te paras en la terraza gigante ves Manhattan y unos puentes sobre el río. Carola vive bien arriba y Paula vive bien abajo. Paula vive en un tercer piso y todas las mañanas el sol que entra por la ventana se apaga cada vez que pasa el tren. El tren J. Las dos sensaciones son encantadoras, la de los ojos en la casa de Carola y la de los oídos en la casa de Paula. Así me imaginaba Nueva York.

Ahora soy yo la que va a tener casa. Voy a dejar de ser gitana y la voy a llenar de cojines y de matas. Quiero poner en la escalera de afuera unas plantitas de menta y otras de romero. Quiero ver mis libros colgados arriba de mi cama y un espejo detrás de mi puerta. También las quiero ver a ellas.

Advertisements
Explore posts in the same categories: General

4 Comments on “La casa de mis amigas”

  1. Angelita Says:

    te entiendo tanto… tener casita solo para uno es de esas cosas que no tiene comparación con nada!

  2. ximena Says:

    Yo se!!!! es una de las mejores cosas, hoy compre los cojines y estoy tan feliz!

  3. Paula Says:

    Eeehh!!!! hablas de mi!!!! yo por qué nunca habia leido esto?

  4. juan felipe Says:

    poros abiertos, te entran los detalles como cuando uno respira por la mañana todo el aire nuevecito.
    me gusto mucho lo que me haces ver y como lo escribes.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: