Escritos que aparecen en momentos de tránsito

Sin pretensiones como alguna vez lo quise, sólo me queda ser franca. Mi vida se divide en dos casas que sin ser mías no dejan que escupa o esculpa algo:

La primera: una mesa de centro rodeada por un florero con frutas artificiales y pequeñas porcelanas blancas con sus respectivos tapetes. Si creyera en la película que vi hoy, pensaría que que es una mala broma del destino que me obliga a vivir en esa barranquilla pretenciosa de los años 90.

La segunda: una casa con herencia mexicana que me grita y me dice que el arte no se trata de bellezas universales, sino de trabajo y apropiaciones propias. No importa que no me guste, es su obra, es su vida. Merece que se muestre. Su arte merece mostrarse.

Entiendo que no es cuestión de ciudades sino de hogares. De nuevo, rescatar individualidades.

Advertisements
Explore posts in the same categories: General

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: